Forum Universitas.org

Un portal abierto al mundo - Un portal obert al món - An open door to the world

Inicio / Colaboradores / Mons. Francesc Pardo

Colaboradores

Blogs

Pensar.net

Pensar.net

Crisis económica i crisis social: una cuestión moral
Hoy no hablaré yo

La familia, futuro de la humanidad

La familia, futuro de la humanidad


Un progresismo llamado intransigente

El Blog inútil

El Blog inútil

(el de los diáconos)
Celibato en Oriente

Séptimo Arte

Séptimo Arte

Desde el Cine
Ruta infernal

Una veu que clama

Una veu que clama

Des del Seminari de Terrassa
Los cristianos egipcios después de la caída de Mubarak

Desenmarañar

Desenmarañar

Mn. Toni Deulofeu
Mi claustro es el mundo……..dice

Mons. Francesc Pardo
Obispo de Girona




Click sobre el titulo para ver otras colaboraciones

Este domingo finalizo la reflexión –actualización al entorno de las parábolas del sembrador. Voy a referirme a cuatro hechos o deseos que hoy en día tienen mucha importancia para las personas. Y a partir de ahí, algunas consideraciones en cuanto a las semillas a sembrar. Séptimo hecho: Valoración de la libertad, igualdad y fraternidad. Semillas a sembrar: - Valorar y promover la libertad, deseo de igualdad y fraternidad como elementos humanizadores de la vida colectiva y personal. - Proclamar y mostrar que Dios asegura la libertad. - Experiencia de que somos una Iglesia fraternal y trabajar para que lo sea. - Favorecer la cultura del diálogo y del “saber escuchar”. - Las comunidades cristianas, los grupos y asociaciones de cristianos, los movimientos, han de ser signos significativos de convivencia humana. - Discernir y “vacunarse” de la tendencia de algunos personajes de “hacerse adorar”. Octavo hecho: La sobre valoración de aquello que se siente como propio. Exaltación de grupo propio, de la propia nación, de la propia etnia, de las fiestas cívicas propias, deportivas, folklóricas; del propio grupo, del propio equipo… Semillas a sembrar: - Educar en la importancia del propio grupo, sin olvidar el sentido social y colectivo. La identidad no está reñida con la universalidad. - Favorecer la capacidad crítica para no convertir en Dios aquello que nos es propio. - A partir de la estima a la propia identidad, aprender a reconocer los valores de los demás, ya sean pueblos, grupos, culturas, costumbres…; entrenarse en la apertura a los demás, y al mismo tiempo al Otro Trascendente…, a Dios. - Educar el sentido de la universalidad. - Humildad para no creer que “mi verdad” es la única y absoluta. Noveno hecho: El valor de la realización personal. Existe una tendencia a realizarse por la vía de la armonía interior. Se observa que las religiones orientales tienen un cierto atractivo. Se constata un cierto retorno al esoterismo, a la magia, a los horóscopos. Hay una sensibilidad ecológica muy positiva, que incluso puede llegar a convertirse en culto a la naturaleza. Semillas a sembrar: - Valorar más los sentimientos, las razones del corazón, y no solo la razón. - Evitar un cristianismo frío de sentimientos, y un ambiente eclesial gélido en relación a los sentimientos. - Proponerse días de reflexión, contemplación, espacios de plegaria… - Favorecer la práctica del silencio y de la interiorización. - Favorecer en las diferentes actividades les aspectos humanizadores, de liberación personal, de autoestima… - Ayudar a descubrir la importancia de la naturaleza y su valor religioso. Décimo hecho: Existe, especialmente entre los jóvenes, un culto especial a las nuevas tecnologías, a la música, y un gran deseo de experiencias, de espectáculos, manifestaciones lúdicas, fiestas… Semillas a sembrar: - Fortalecer las comunicaciones personales para que no se reduzcan a comunicaciones”virtuales”. - Saber ayudar a descubrir y educar en los valores de las actividades lúdicas. - Facilitar a los jóvenes la expresión del cristianismo por medio de fiestas, representaciones, teatro religioso, cine, vídeos, expresión corporal… - Ayudar a vivir las fiestas como medios para fortalecer les relaciones humanas, entre personas muy diversas. - Saber educar la sensibilidad musical para hallar en la música experiencias místicas que elevan el espíritu, potenciadoras de paz y serenidad. - Enseñar a utilizar los medios de comunicación y las redes sociales de forma inteligente y crítica. - Saber escuchar les opiniones de los demás, los hechos, los problemas que presentan todos los medios, para al mismo tiempo saber que no es “toda la verdad” para hacer un todo absoluto. Que seamos “buenos sembradores” de las semillas evangélicas. Francesc Pardo i Artigas Obispo de Girona