Forum Universitas.org

Un portal abierto al mundo - Un portal obert al món - An open door to the world

Inicio / Blogs / Pensar.net

Blogs: Pensar.net

Blogs

Pensar.net

Pensar.net

Crisis económica i crisis social: una cuestión moral
Hoy no hablaré yo

La familia, futuro de la humanidad

La familia, futuro de la humanidad


Un progresismo llamado intransigente

El Blog inútil

El Blog inútil

(el de los diáconos)
Celibato en Oriente

Séptimo Arte

Séptimo Arte

Desde el Cine
El hombre lobo

Una veu que clama

Una veu que clama

Des del Seminari de Terrassa
Los cristianos egipcios después de la caída de Mubarak

Desenmarañar

Desenmarañar

Mn. Toni Deulofeu
Mi claustro es el mundo……..dice

Hoy no hablaré yo


Ocurre algunas veces que encuentras unas palabras que encajan a la perfección con lo que estas percibiendo, y frente a la alegría y esperanza por el Papa Francisco, siento algunos aplausos como hermenéutica vacía y estratégica, por ello solo transcribo un artículo de José Luis restan en Páginas Digital, que me ayuda en gran manera a ubicarme en esta situación, desde el afecto profundo que siento por el nuevo Papa.

El título del artículo es:

 

“Un Papa en Santa Marta”

 

En Las sandalias del pescador, la novela de Morris West que anunciaba la elección de un papa llegado del Gulag soviético, hay una escena que me ha venido a la memoria cuando contemplo perplejo estos días las diatribas en torno a algunos gestos del Papa Francisco. Cirilo Lakota, ya vestido de blanco, habla a los cardenales que le han elegido mientras se acaricia la barba, tradicional entre los sacerdotes de rito oriental. Sabe que su aspecto ha despertado suspicacias aunque la iconografía ha mostrado siempre a los apóstoles con barba, y entonces dice a sus hermanos que esa reticencia podría resolverse con una navaja de afeitar. West resuelve la escena diciendo que entonces todos sonrieron y lo amaron.

  La barba de Lakota podría sustituirse por los zapatos negros, la ausencia de la muceta roja,  la cruz de plata o la residencia en Santa Marta, aspectos todos ellos que responden a la biografía del papa Bergoglio, a su temperamento y educación ascética. Y seguramente también (¿por qué no?) al deseo de enviar un mensaje de que el pontificado se despoja de aditamentos, se hace más esencial en su expresión. A fin de cuentas la vestimenta de los papas ha experimentado cambios y adaptaciones continuas que no han hecho tambalearse a la sede romana. Si contemplamos los últimos cincuenta años vemos que ese "despojamiento" ha sido más bien una constante que una anomalía. Se abandonaron aquellas capas larguísimas que arrastraba el pontífice por las estancias vaticanas; se aparcó la silla gestatoria; se guardó la tiara... y si aún quedaba su rastro en el escudo de Juan Pablo II, Benedicto XVI la hizo desparecer sustituyéndola por una simple mitra de obispo. Personalmente opino que todo lo que signifique despojar la expresión del papado de las adherencias del poder temporal a lo largo de la historia va en la buena dirección. Y eso es lo que opinaba decididamente el Papa Ratzinger.   

 

No sé la suerte que correrá la muceta roja (y la blanca, para el tiempo pascual), y siempre me pareció adecuado que la endosaran los papas que he conocido; pero también acepto sin convulsiones que el papa Francisco prefiera no lucirla. Y ahora hablamos de Santa Marta. No perdería tiempo en todo esto si no viese a mi alrededor cómo se levanta por un lado, la vacua leyenda de un pontificado que por fin sería evangélico (lo que hacen unos zapatos y una confortable habitación), y por otro la reticencia que se torna irritación e incluso escándalo por estos "gestos". Y vaya por delante que muchos de los que ahora se recopilan son leyendas urbanas o expresión de pura ignorancia, como decir que "por fin el papa se deja tocar por la gente", o que "por primera vez celebra Misa en una cárcel", o que ha realizado un gesto de clamorosa humildad al comenzar los oficios de Viernes Santo tumbado y rostro en tierra. Y es que la estupidez (a veces también la malicia) no conoce límites.

 

Vayamos con Santa Marta. Tampoco los papas han tenido un único apartamento a lo largo de la historia. Se ha ido encontrando la mejor solución adaptándose a las necesidades de su ministerio, a los temperamentos y a las circunstancias históricas. Sabemos que Bergoglio prefería vivir en un piso antes que ocupar el palacio arzobispal de Buenos Aires. Y sabemos que le gusta el contacto cara a cara, incluso llevarse puesto ese "olor a oveja" que es el perfume que recomienda para sus curas. En este punto es muy interesante el testimonio ofrecido en la revista Huellas por el sacerdote milanés Mario Peretti, afincado en Argentina desde 1993: "No es que Bergoglio ame la pobreza: ama a Cristo y por eso no necesita nada. Es una posición de fe, no de pauperismo. Y de hecho la vive sencillamente, sin ostentaciones, sin hacer de ella una bandera ideológica. Nunca le he oído polemizar contra la "Iglesia rica". Para él es una cuestión de plenitud de vida".

 

Así que de momento prefiere seguir ocupando una amplia habitación con despacho en la casa Santa Marta, lo que le permite un acceso más directo a la gente que vive y trabaja dentro de los muros vaticanos. Se nos advierte que esto es temporal, mientras se ve cómo funciona. Quizás el papa Francisco teme un exceso de aislamiento: quiere palpar, oír y hasta oler lo que sucede a su alrededor. ¿Qué peligro hay en ensayar esta forma, tan contingente, tan mudable, y que en nada compromete la sustancia del pontificado...?

 No preciso explicar lo que opino de la vida de Joseph Ratzinger ("demasiado puro, demasiado bueno, demasiado santo", decía un colega en Die Welt). Cuando el papa Francisco le visitó le dijo fundamentalmente una palabra: "gracias por su humildad". Y es que quien es aún uno de los grandes maestros de la cristiandad, ha despuntado por esa pureza evangélica que podemos llamar sencillamente humildad. Benedicto XVI eligió su forma, sus gestos, hasta su propia estética. Era un hijo de la Baviera barroca... ¡y a mí me encanta! Ahora, desde casi el fin del mundo, ha llegado Francisco, con sabor porteño y aromas del Nuevo Mundo. Tiene su propio estilo, y como el papa Cirilo de Morris West, tiene derecho a mostrarlo.

 

Me parecen patéticas y vacuas las construcciones virtuales que hacen algunos medios de un pontificado supuestamente pobre y espiritual (a lo "Joaquín de Fiore"), que intentan contraponer al de los predecesores de Francisco. Curioso que los que ahora jalean los baños de multitudes de Francisco acusaran al papa Wojtyla de frivolidad y cesarismo, y a las buenas gentes que lo aclamaban de "papolatría". Las hemerotecas existen, por fortuna.

 

Pero también me asombra esa especie de ácido retintín con el que no pocos reciben unos gestos que, en todo caso, habrá que leer insertados en el conjunto del magisterio, la predicación y la guía del nuevo papa. ¡Dios mío!, apenas han pasado tres semanas y parece que ha transcurrido un mundo. Dejémoslo andar, dejemos que se desarrolle su gobierno. Asistamos llenos de gratitud a esta historia que es como un gran río, o como un árbol que cambia de aspecto para seguir siendo él mismo, porque lo gobierna el Espíritu Santo mediante los hombres que él elige. Si no fuese así, se habría secado hace tiempo.

 

José Luís Restan 

Lucidas interpretaciones

Lucidas interpretaciones




Sobre la renuncia del Papa Benedicto XVI   En este blog transcribo las que me parecen palabras en sintonía con el Papa, que nos ayudan en gran manera comprender este acontecimiento eclesial que nos ha dejado llenos de estupor. ...

Pastores ante todo

Pastores ante todo




Preciosas palabras de Benedicto XVI en la Solemnidad de la Epifanía del Señor (día que consagraba a cuatro obispos). Fueron palabras ofrecidas para reflexionar sobre quien es el Obispo i pedirle que sea un hombre valeroso. Por ...

Un hombre asesina a 20 niños y 6 adultos en una escuela de Connecticut

Un hombre asesina a 20 niños y 6 adultos en una escuela de Connecticut




Y lo primero que nos preguntamos es ¿por qué?   ¿Por qué ocurren estas cosas? Y ¿por qué ocurren con mucha mayor frecuencia en Estados Unidos?   ¿Es allá la sociedad más ...

LA JUSTICIA ESPAÑOLA EN PIE DE GUERRA

LA JUSTICIA ESPAÑOLA EN PIE DE GUERRA




Por si este país no tenía ya suficientes problemas, nos llega ahora una guerra abierta entre el poder político y el judicial. Jueces, fiscales y abogados alzan la voz contra las reformas y actuaciones del ministerio que han ...

El aurea de "misterio" en Obama

El aurea de "misterio" en Obama




Todo me ha sorprendido en las elecciones de los Estados Unidos, en un principio jamás pensé que el candidato republicano llegará con unas encuestas tan ajustadas frente al presidente Obama, me sorprendió ver tan ...

Pensar.net

Crisis económica i crisis social: una cuestión moral

 

Desde este blog damos voz a una interesante iniciativa; Se trata de un congreso abierto de la ciudadanía para ir creando un espacio que nace de una reflexión que tiene la pretensión de articular una sociedad civil capaz de presencia y acción política a través de una clara conciencia moral, este congreso esta organizado por: e-cristians, el centre d’estudis económics i socials,y por persona mes democracia. Este congreso se celebrara el 24 de noviembre en la universidad Abat Oliva.

 

Se ha convertido ya en un lugar común establecer una relación entre la grave crisis económica que vivimos y la existencia de una crisis moral que está en su raíz y facilita su propagación. Prácticamente esto no lo discute nadie, pero la cuestión es que una vez hecho el enunciado todas las medidas, afortunadas o todo lo contrario, olvidan la segunda parte del interrogante, la moral, y se dedican a cuestiones estrictamente técnicas. Es decir, se trata de un puro enunciado teórico, sin ninguna capacidad de traducción práctica. Y esto no puede ser, si existe una raíz moral y una multiplicación de las consecuencias también de este tipo lo lógico es abordarlas, porque si no nunca acabaremos de salir de la crisis. Si la raíz está mal, la planta no sanará, siempre será débil en el mejor de los casos.

 

La cuestión es que nuestra sociedad en general y la española en particular están tan desarmadas moralmente, tan ciegas ideológicamente, que son incapaces de responder al significado de una crisis moral desde un punto de vista colectivo, social y político. Y ésta es la primera cuestión a despejar. ¿Qué significa una crisis moral? Y la segunda es mostrar sin lugar a dudas, en términos técnicos y no retóricos, cómo los aspectos dañados de la moral se articulan con efectos económicos. Si esto segundo no se hace tampoco acabaremos de salir del atolladero. Pongamos un ejemplo: es evidente que una causa de la crisis es la desintegración de la confianza. Bien, hay que mostrar cómo la confianza juega en términos económicos y sociales en el funcionamiento de la sociedad y de su sistema productivo. Es evidente, por ejemplo, que constituye una componente básica del capital social, y a partir de ahí se puede desplegar todo un análisis económico.

 

Por lo tanto, no es que no existan posibilidades. Al contrario, la economía actual y parte de la sociología facilitan este tipo de relación técnica entre economía y moral, lo que pasa es que poca gente se dedica a ella y los políticos la ignoran. Y esto es particularmente grave, porque la política es una dimensión clave de la moral. De hecho, es tan importante que en la Grecia clásica no había una diferenciación clara entre ambas o, mejor dicho, el concepto de la palabra política incorporaba ya el sentido moral.

 

Por eso nos parece tan fructífero el primer congreso sobre este tema que va a celebrarse en Barcelona el sábado 24 de noviembre, organizado por la asociación e-Cristians, el Centro de Estudios Económicos y Sociales y la asociación Persona y Democracia en el marco de la Universidad Abat Oliba CEU. A lo largo de todo un día y a partir de ponencias, debates y talleres sobre aplicaciones concretas, se intentará construir una primera experiencia para avanzar precisamente en este camino de articular economía y moral en el marco de las políticas públicas. Un proyecto que tendrá su continuidad a través de seminarios y enlazará con un nuevo congreso el año que viene. En la idea de los organizadores no está el que sea una flor de cuatro días, una cepa que aparece en otoño, sino el arranque de un nuevo proyecto que pueda contribuir a una transformación de la sociedad.